Si los muertos puedieran hablar

Mi maestro Wren decía que todos los días había que morir un poco para cuando nos llegara la hora pudiéramos decir ya estuve allí, ya pase por allí.’  ‘Con este respiro muero’ era uno de los mantras de Wren al sentarse en su cojín de meditación Zen. Su lecho de muerte fue una extensión de Read more about Si los muertos puedieran hablar[…]