La Germinación

La germinación

Quizás ya ha escuchado algo sobre el gran valor nutricional de los brotes y los germinados. Son una fuente concentrada de antioxidantes naturales, minerales, vitaminas y clorofila. Además, contienen la mejor calidad de proteínas predigeridas asimilables. Son sumamente económicos, fáciles de cultivar y bajos en calorías. Con la germinación no solamente se exalta la nutrición sino también el sabor.

 

Se sorprenderá al ver que existe una variedad enorme de semillas, frijoles, nueces y granos que se pueden germinar. El tema es amplio y va mucho mas  allá de la alfalfa y el girasol, que son los germinados más conocidos. Cada día estamos viendo más variedad de micro germinados en la alta cocina y entendiendo un poco más el valor nutricional y usos medicinales de estos poderosos brotes.

 

El proceso de germinación siempre comienza con el remojo en agua para despertar la energía vital. Con el remojo, las semillas, los granos y las nueces se hinchan al absorber el agua y el oxígeno y los nutrientes se magnifican bárbaramente. Al activar las enzimas los alimentos se vuelven mucho más digestibles con abundante proteína predigerida.

 

Con poco esfuerzo, semanalmente podrá cultivar germinados en su cocina o balcón y, en muchos casos, sin la necesidad de usar tierra. No todos los granos, semillas y nueces germinan de la misma manera y la mayoría de estos no tienen la necesidad de ser cultivados en tierra y germinan perfectamente con solamente un poco de luz indirecta. Esto es una gran ventajas para las personas que vienen en espacios pequeños y no tienen balcones o patios con mucho sol.

 

Hoy día muchas personas tienen la idea de comenzar un huerto casero. Una manera fácil de hacerlo es con los germinados que se cultivan mayormente en bandejas rectangulares o en cualquier tiesto disponible con poca tierra. Los germinados son un comienzo muy viable para cualquiera que tenga interés en sembrar su propia comida. La mayoría de los germinados que se cultivan en tierra demoran de 7 a 10 días en estar listos para cosecharse. Poder cosechar la más alta calidad de proteína asimilable a un costo bajo, y en poco espacio, es algo sumamente viable y atractivo.

 

Los frijoles se pueden germinar con solamente agua y aire, remojándoles inicialmente en agua por 8 – 12 horas y luego enjuagándolos muy bien y dejándolos en un escurridor a drenar bien. Es importante enjuagarlos bien con agua por la mañana y por la noche hasta que vea que han brotado colitas de cómo ½ – 1 pulgada en un par de días. Con la germinación de los frijoles, no solamente se aumenta la proteína, sino que también se disminuye el almidón, lo que hace que los frijoles sean más fáciles de digerir y con esto la preocupación de la pesadez y el gas casi siempre desaparece.

 

Los granos completos germinan de la misma manera que los frijoles y también se pueden usar para hacer bebidas fermentadas, panes, leches. La mayoría de la gente se maravilla al ver la avena de grano completo y de la misma manera se maravillan con el sabor. También puede sembrar una variedad de granos en tierra para luego extraer zumos como la hierba de centeno o trigo.

 

El girasol con cáscara se puede sembrar en tierra. Después de una semana verá dos hojas y un bonito tallo que puede cosechar y usarlo para ensaladas o para batidas energéticas. El  girasol sin cáscara se puede usar para hacer leche, hamburguesas de semillas y vegetales. Este se cultiva solamente con agua y aire.

 

Las nueces han sido usadas a través de los años por una diversidad de culturas en una variedad exquisita de aperitivos, yogur, cereales, platos principales y postres. El pajuil brota con una pequeña cola a diferencia de las almendras germinadas, que no le salen colas pero si un pequeño brote interno. La buena noticia es que las encimas siempre hacen que las nueces sean mucho más digestibles.

 

Con fervor culinario y con esperanzas de lograr sustentabilidad ya se han sembrado un sinnúmero de árboles de pajuil, maní francés y otras variedades de nueces que están prosperando aquí en la Isla. Mi gran deseo es que se continúe sembrando y disfrutando del buen comer y salud plena. Por suerte vivimos en país tropical y ya ese simple hecho nos acerca un poco a visiones compartidas del paraíso terrenal.

 

 

Cómo germinar el pajuil (anacardo)

Al comprar las nueces, es importante que no estén tostadas o saladas pues ya han sido calentadas y no van a germinar. Las enzimas de los alimentos mueren con temperaturas mayores de 115 grados Fahrenheit ó 65 grados Celsius.

 

Preparativo

Tome 1 taza de pajuil.

Remójelas en agua filtrada por 4 – 8 horas

 

Procedimiento

Enjuague bien las nueces hasta que el agua

esté transparente.

 

Si no encuentra pajuil puede substituirlo por las almendras.

Siga las mismas instrucciones de cómo germinar el pajuil, cambiando solamente el tiempo de remojo a 18 a 24 horas.

 

Cómo almacenar sus nueces

Si no va a hacer leche inmediatamente, puede guardar el pajuil o las almendras en la nevera por una semana. Es buena idea dejarlas secar antes de ponerlas en la nevera. Envuélvalas en una toalla seca o entre servilletas que absorban la humedad y guárdelas en un recipiente con tapa. Manténgalas refrigeradas. Duran como una semana en la nevera. Además de hacer leche con las nueces puede comérselas solas o con cualquier fruta o añadirlas en la ensalada. Notará una gran diferencia en el sabor de las nueces germinada.

 

El pajuil es una fuente poderosa de las vitaminas K, B6 y E,  Niacina, riboflavina y minerales como el cobre, el magnesio, el maganeso, el fósforo, el zinc, el hierro, el selenio, el potasio y el calcio.

 

Las almendras son una fuente fabulosa de proteínas, fibra, calcio, magnesio y potasio, además de ser ricas en la vitamina E y en otros fitonutrientes.

 

Leche de nueces

Ingredientes

1 taza de pajuil o almendras germinadas

Agua filtrada

Sal

Colador

 

Preparativo

1 Germine una taza de pajuil o almendras siguiendo las instrucciones arriba.

 

Procedimiento

2 Eche las nueces enjuagadas y germinadas en la licuadora, con 1 a 4

tazas de agua (a base de cuán espesa o líquida desee la leche).

3 Añada sal a gusto. Si desea puede añadirle vainilla y canela.

4 Una vez que todo esté licuado, cuele la leche con el colador de tela y saboréela. Puede endulzar la leche con su endulzante favorito.

 

La leche de nueces debe consumirse dentro de los próximos uno a tres días. Si

la guarda en la nevera, es recomendable usar un envase de cristal. Agítela antes de

bebérsela pues siempre se asienta. Las nueces germinadas también pueden comerse solas, o con una fruta o ensalada. Muchas personas le añaden las nueces germinadas a sus batidas

favoritas. Puede usar la pulpa de la leche de el pajuil y las almendras para hacer harina para postres, galletas u otras creaciones. La pulpa puede guardarse en el congelador.

 

Para su desayuno, batida de frutas con leche de nueces

Ingredientes

1 tazas de leche de nueces

1 guineos

1 taza de piña

1 cucharadita de jugo de jengibre

1/2 cucharadita de canela en polvo

 

Preparativo

1 Prepare dos tazas de leche

de nueces siguiendo las instrucciones arriba.

2 Eche todos los ingredientes en la licuadora.

 

Procedimiento

3 Licúe bien. Si desea, refrigére la batida antes de servirla en unos vasitos

de cóctel y adorne el vaso con una rama de menta o canela en polvo.

 

Para el almuerzo,  crema de brécol con leche de nueces

Ingredientes

2 tazas de leche de nueces

4 tazas de brécol (puede usar los tallos)

2 cucharadas de jugo de jengibre

2 cucharadas de jugo de limón

2 dientes de ajo

1/2 aguacate

Sal a gusto

 

Preparativo

1 Siga las instrucciones para preparar la leche de nueces arriba.

2 Lave bien el brécol.

3 Extraiga el jugo del jengibre y del limón.

4 Pele el ajo y pique el aguacate.

 

Procedimiento

5 Eche todos los ingredientes en la licuadora.

6 Licúe bien todos los ingredientes.

 

Si hace la sopa sin el aguacate no le quedará tan cremosa. El aguacate hace una gran diferencia en esta receta.

 

Para la cena, picadillo de nueces

Ingredientes

1 taza de nueces germinadas

1 libra de setas marinadas

3/4 de taza de tomates deshridatados

1/2 taza de alcaparras

1/2 taza de zanahorias picadas

1/2 taza de aceitunas

1/2 taza de pasas

1 cebolla grande

1 pimiento verde

1 pimiento rojo

4 dientes de ajo

1/2 taza de tomates deshidratados

1 taza de tomates frescos

1 cucharada de comino

1 cucharada de orégano

1/2 cucharada de canela

Sal a gusto

 

Preparativo

1 Germine las nueces siguiendo las instrucciones arriba.

2 Marine las setas por varias horas con aciete de oliva, ajo y limón.

3 Hidrate los tomates secos remojando 4 horas en agua y reserve el

agua de remojo.

 

Procedimiento

4 Pele la cebolla, el pimiento verde y los dientes de ajo.

5 Lave bien el orégano y las otras especias frescas. Si no tiene especias frescas puede usar especias secas.

6 Pique el pimiento en pedazos pequeños y remueva las semillas.

7 Procese las nueces, las setas marinadas sin líquido, los tomates, la cebolla y el ajo en un extractor extractor de jugo con homogeneizador. Si no tiene un extractor, puede triturar los ingredientes en el procesador de alimentos, o licuar hasta que tengan una consistencia parecida a la del picadillo.

8 Eche el resto de los ingredientes en un recipiente cómodo y mezcle bien con los

demás ingredientes.

 

Puede estofar un pimiento morón con el picadillo o servirlo con un poco de quínoa.

 

M.I. Suárez es autora de El arte y el éxtasis de germinar, la esencia del buen comer y maestra y chef de comida natural.