El 2016 y la cadena de puntos de luz

Mis mejores deseos para un 2016 lleno de alegría, sabor extremo, inspiración y paz. A continuación unos pensamientos recurrentes. Que todos los seres sean felices, que todos los seres tengan paz.

La cadena de puntos de luz

Aquí en Puerto Rico y en otros lares, tenemos la oportunidad de volver a enamorarnos de la tierra y sus frutos y de regresar a un estilo de vida más apegado a la naturaleza y voluntariamente simplificar nuestras vidas. La papaya, la guanábana y los cocos todos han resonado últimamente como antioxidantes poderosos que pueden aliviar muchas condiciones.

La lista es larga si incluímos los limones de cabro, las toronjas, las chinas, la parcha y toda la familia de las viandas y las calabazas. La bendición de vivir en país tropical es que todo crece por cuenta propia sin la necesidad de mucha intervención por parte nuestra. Podemos comenzar una nueva vida en el 2016 dejando que la semilla caiga a tierra para formar parte de la cadena de puntos de luz. Siguiendo los consejos de los grandes maestros nos aseguramos de que el banquete en nuestras mesas será abundante y digno de los verdaderamente ricos.